A mi perro le sale liquido cafe del ano

Perra que pierde líquido maloliente

Estos sacos malolientes son la causa de muchas visitas al veterinario y ciertamente no es algo con lo que muchos dueños de mascotas quieran meterse. Por desgracia, muchos perros tienen problemas para exprimir estas glándulas por sí mismos, lo que puede provocar muchos problemas y dolor.

Las glándulas anales, o sacos anales como a veces se les llama, son pequeños sacos en el interior del esfínter de su perro. Cada uno de ellos está recubierto de glándulas sebáceas y sudoríparas y producen un olor que es único en cada perro. Si alguna vez se ha preguntado por qué los perros se huelen el culo cuando se encuentran por primera vez, es por estas glándulas. El líquido del interior de la glándula anal se acumula con el tiempo y suele segregarse cuando el perro hace caca. A veces, si tu perro no produce heces sólidas, el líquido puede volverse más espeso e impactar. Es entonces cuando comienza el escurrimiento (véase más arriba).

Las glándulas anales tienen dos funciones principales. En primer lugar, el olor producido por las glándulas actúa como marcador territorial. Esto permite a su perro reclamar su territorio en su jardín y que otros perros y animales sepan dónde ha estado. En segundo lugar, se cree que el líquido de las glándulas anales ayuda a lubricar las heces duras para facilitar su evacuación y prevenir el estreñimiento o el dolor.

Cómo vaciar las glándulas de análisis del perro

Puede ser muy preocupante echar un vistazo y darse cuenta de que su perro macho está perdiendo líquido marrón. La glándula anal es responsable de dar a su perro un olor único, que es la razón por la que usted verá a un perro oler a otro perro alrededor del trasero cuando se encuentran. En este artículo vamos a tocar sólo algunas de las explicaciones para su perro que gotea líquido marrón, incluyendo los problemas causados por la glándula anal.

Sacos anales se pueden encontrar en ambos lados del ano y es responsable de la celebración de los fluidos que son producidos por la glándula anal. A veces pueden producirse problemas médicos como consecuencia de un trastorno del saco anal que provoque que su perro pierda líquido marrón. Podría haber un absceso o incluso simplemente una inflamación alrededor del saco anal, que se produce sobre todo debido a la retención de líquido.

Es posible que su perro mueva el culo por el suelo y se lama o muerda cerca de la zona anal. Su perro también podría perseguirse la cola, tener problemas para defecar y experimentar picor cerca del ano. El veterinario realizará diversas pruebas y una exploración física para determinar si existe algún problema en el saco anal.

Tratamiento de la secreción marrón de la perra

La mayoría de la gente nunca piensa en las glándulas anales de su perro hasta que surge un problema con ellas. Estas glándulas están diseñadas para proporcionar lubricación cuando un perro defeca, y también dan a cada perro su propio olor único. Averigüe cómo funcionan estas glándulas, cómo detectar si hay un problema y cómo cuidarlo.

Todos los perros tienen dos pequeñas glándulas situadas a ambos lados de la abertura rectal. Cada glándula contiene una pequeña cantidad de una sustancia líquida de color marrón y olor nocivo. Cada vez que su perro orina o defeca, estas glándulas reciben una pequeña presión que libera un poco del líquido junto con el olor personalizado de su perro.

Su perro también puede expresar un poco de su esencia personal cuando se encuentra con un compañero canino. ¿Se ha fijado alguna vez en cómo dos perros levantan la cola en alerta máxima cuando se encuentran por primera vez? Esta acción ejerce presión sobre las glándulas anales, lo que provoca el tradicional olfateo de culos que los humanos parecen no comprender. Sin embargo, este saludo es tan normal para los perros como el apretón de manos para las personas. El olfateo ayuda a los perros a aprender a identificarse por sus olores.

Líquido negro del culito de los perros

La Dra. Lauren Smith, DVM, es una prestigiosa veterinaria de pequeños animales y escritora con más de una década de experiencia centrada en la atención urgente de mascotas y cinco años de experiencia en la redacción de contenidos veterinarios. Fundó The Vetitude, un sitio web para profesionales veterinarios. La Dra. Smith forma parte del Consejo de Revisión Veterinaria de The Spruce Pets.

Las infecciones de las glándulas anales son afecciones comunes pero incómodas en los perros. Aunque se desconoce la finalidad exacta de estas glándulas, se cree que los perros salvajes las utilizaban para marcar el territorio y protegerse, de forma similar a las mofetas. Cuando estas glándulas anales productoras de olor se infectan, es necesario actuar con rapidez para evitar consecuencias graves.

La infección de las glándulas anales es una afección que provoca hinchazón dolorosa y secreción maloliente de los sacos situados cerca del extremo posterior del perro. Una infección de las glándulas anales puede afectar a su perro, provocar un comportamiento de desplazamiento y requiere atención veterinaria.

Las glándulas segregan una sustancia líquida o cremosa de color amarillo parduzco que puede oler bien a su cachorro pero resultar bastante ofensiva para los humanos. Afortunadamente, las glándulas anales suelen autoexcretarse cada vez que el perro defeca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad