Es cierto que el cafe es una droga

¿Es la cafeína una droga?

La cafeína es la droga más popular del mundo. La cafeína se encuentra de forma natural en productos como el café, el té, el chocolate y los refrescos de cola, y se añade a diversos medicamentos de venta con y sin receta, como remedios para la tos, el resfriado y el dolor. Las bebidas energéticas pueden contener tanto cafeína natural como añadida.

A continuación se indican las cantidades típicas de cafeína en los productos que puede consumir habitualmente. (Una taza se refiere a un vaso pequeño para llevar de 237 ml [8 onzas]. Tenga en cuenta que el café y el té suelen servirse en tazas mucho más grandes).

En Canadá, los fabricantes de productos que contienen cafeína natural no están obligados por ley a indicar la cafeína como ingrediente en la etiqueta. Sólo es obligatorio indicar la cafeína añadida. Dado que parte de la cafeína de las bebidas energéticas puede proceder de ingredientes vegetales, como la yerba mate (Ilex paraguariensis) y el guaraná (Paullinia cupana), es posible que la cafeína no figure en la etiqueta.

Las palabras cafeína y café derivan de la palabra árabe qahweh (pronunciada «kahveh» en turco). El origen de las palabras refleja la expansión del café en Europa a través de Arabia y Turquía desde el noreste de África, donde se cultivaban cafetos en el siglo VI. El café empezó a popularizarse en Europa en el siglo XVII. En el siglo XVIII ya se habían establecido plantaciones en Indonesia y las Indias Occidentales, y en el siglo XX el café se había convertido en el mayor cultivo comercial del planeta.

¿Se considera el café una droga?

La cafeína es una droga porque estimula el sistema nervioso central y aumenta el estado de alerta. La cafeína proporciona a la mayoría de las personas un impulso temporal de energía y mejora el estado de ánimo. La cafeína está presente en el té, el café, el chocolate, muchos refrescos, analgésicos y otros medicamentos y suplementos de venta libre.

¿Qué tipo de droga es el café?

La cafeína es una droga estimulante, lo que significa que acelera los mensajes que viajan entre el cerebro y el cuerpo. Se encuentra en las semillas, los frutos secos y las hojas de diversas plantas, entre ellas: Coffea Arabica (utilizada para el café)

¿Es el café una droga poderosa?

La cafeína es una droga.

Pero, según Carpenter, la gente suele subestimar lo poderosa que es esa droga. «Una cucharada -unos 10 gramos- te mata», dice, y cuenta la desafortunada historia de un estudiante universitario que sufrió un ataque y murió tras ingerir cucharadas de cafeína con una bebida energética.

Qué es la cafeína

La cafeína es una droga que se encuentra de forma natural en las hojas y semillas de muchas plantas. También se fabrica artificialmente y se añade a algunos alimentos y bebidas. La cafeína es una droga porque estimula el sistema nervioso central y aumenta el estado de alerta. La cafeína proporciona a la mayoría de las personas un impulso temporal de energía y mejora el estado de ánimo.

La cafeína está presente en el té, el café, el chocolate, muchos refrescos, analgésicos y otros medicamentos y suplementos de venta libre. En su forma natural, la cafeína tiene un sabor muy amargo. Pero la mayoría de las bebidas con cafeína están lo bastante procesadas como para ocultar su sabor amargo.

La cafeína puede ayudarle a sentirse alerta y concentrado. Pero también puede provocar ansiedad, malestar estomacal, dolores de cabeza y nerviosismo. La cafeína puede dificultar el sueño. La reacción a la cafeína depende de la edad, el peso, el sexo y la sensibilidad a la cafeína.

La sensibilidad a la cafeína es la cantidad de cafeína que provoca síntomas. Esto varía de una persona a otra. Pero las personas que toman regularmente mucha cafeína se vuelven menos sensibles a ella. Esto significa que necesitan más cafeína para obtener los mismos efectos.

Qué es la cafeína

Algunas personas se toman un buen descanso y se recuperan, otras tiemblan y se estremecen. Nadie puede escapar a los efectos de una taza de café. Esto preocupa a los investigadores, pero hasta ahora no han encontrado ninguna buena razón para dejar de sorber.

Cada día, millones de personas toman un medicamento para aumentar sus niveles de energía para ir a trabajar. O beben su primera dosis del día al llegar al lugar de trabajo, a veces junto con compañeros en la misma situación. La dosis debe probarse cuidadosamente o se producirán efectos secundarios desagradables.

«La mejor explicación que he oído es que tenemos inviernos terriblemente oscuros, sombríos y deprimentes. Quizá necesitemos algo para superarlos», dice Bertil Fredholm, catedrático emérito de Farmacología del Karolinska Institutet, que fue uno de los primeros en describir cómo afecta al organismo la cafeína, la sustancia psicoactiva del café que también se encuentra en el té y el chocolate.

Una taza de café puede hacer muchas cosas, dependiendo de la cantidad de cafeína que contenga, pero también de quién la tome y cuándo. Algunas personas se estimulan, se recuperan y rinden al máximo, mientras que otras se sienten nerviosas. La cafeína puede agudizar nuestros sentidos cuando más la necesitamos. Pero si tomas café en el momento equivocado, puede alterar tu sueño y convertirte en un zombi de ojos hundidos.

Estructura de la cafeína

Datos farmacocinéticosDisponibilidad99%[7]Unión a proteínas25-36%[8]MetabolismoPrimario: CYP1A2[8]Menor: CYP2E1,[8]CYP3A4,[8]CYP2C8,[8]CYP2C9[8]MetabolitosParaxantina (84%)Teobromina (12%)Teofilina (4%)Inicio de acción45 minutos-1 hora[7][9]Semivida de eliminaciónAdultos: 3-7 horas[8]Lactantes (a término): 8 horas[8]Lactantes (prematuros): 100 horas[8]Duración de la acción3-4 horas[7]ExcreciónUrina (100%)Identificadores

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central (SNC) de la clase de las metilxantinas[12]. Se utiliza principalmente con fines recreativos como potenciador cognitivo, aumentando el estado de alerta y el rendimiento atencional[13][14]. La cafeína actúa bloqueando la unión de la adenosina al receptor A1 de la adenosina, lo que aumenta la liberación del neurotransmisor acetilcolina[15]. [15] La cafeína tiene una estructura tridimensional similar a la de la adenosina, lo que le permite unirse a sus receptores y bloquearlos[16]. La cafeína también aumenta los niveles de AMP cíclico mediante la inhibición no selectiva de la fosfodiesterasa[17].

La cafeína tiene efectos positivos y negativos para la salud. Puede tratar y prevenir los trastornos respiratorios del niño prematuro, como la displasia broncopulmonar del prematuro y la apnea del prematuro. El citrato de cafeína figura en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS[24] y puede conferir un modesto efecto protector contra algunas enfermedades[25], incluida la enfermedad de Parkinson[26]. Algunas personas experimentan trastornos del sueño o ansiedad si consumen cafeína[27], pero otras apenas muestran alteraciones. Las pruebas de riesgo durante el embarazo son equívocas; algunas autoridades recomiendan que las mujeres embarazadas limiten el consumo de cafeína al equivalente de dos tazas de café al día o menos[28][29] La cafeína puede producir una forma leve de drogodependencia -asociada a síntomas de abstinencia como somnolencia, dolor de cabeza e irritabilidad- cuando una persona deja de consumir cafeína tras un consumo diario repetido[2][4][6] La tolerancia a los efectos autonómicos del aumento de la presión arterial y la frecuencia cardiaca, y del aumento de la diuresis, se desarrolla con el consumo crónico (es decir, estos síntomas se vuelven menos pronunciados o no se producen tras un consumo constante)[30].

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad