Con insuficiencia renal se puede tomar cafe

Ashwagandha riñones

Si necesita otra razón para empezar el día bebiendo una taza de café, un estudio reciente realizado por investigadores de la Johns Hopkins Medicine ha revelado que consumir al menos una taza de café al día puede reducir el riesgo de lesión renal aguda (LRA) en comparación con quienes no beben café.

Los resultados, publicados el 5 de mayo en la revista Kidney International Reports, muestran que quienes bebían cualquier cantidad de café al día presentaban un riesgo un 15% menor de LRA, observándose las mayores reducciones en el grupo que bebía de dos a tres tazas al día (un riesgo un 22%-23% menor).

«Ya sabemos que el consumo regular de café se ha relacionado con la prevención de enfermedades crónicas y degenerativas, como la diabetes de tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y las hepáticas», afirma el Dr. Chirag Parikh, autor correspondiente del estudio, director de la División de Nefrología y profesor de Medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. «Ahora podemos añadir una posible reducción del riesgo de LRA a la creciente lista de beneficios para la salud de la cafeína».

Cafeína potasio

La creciente popularidad mundial del café como bebida preferida también lo convierte en objeto de intensos estudios sobre sus efectos en la salud. La ciencia ha investigado cómo influye el café en todos los aspectos, desde el sistema inmunitario hasta el riesgo de enfermedades cardiacas y cáncer.

El debate sobre si el café es bueno o malo para la salud se ha prolongado durante más de mil años, desde que se descubrió por primera vez (posiblemente) en Etiopía. Resulta difícil de imaginar hoy en día, pero a veces el café estaba incluso prohibido en algunas partes del mundo, por motivos sanitarios o religiosos.

Un estudio coreano realizado en más de 2.600 mujeres demostró que el consumo de café estaba asociado a un menor riesgo de enfermedad renal, incluso en mujeres diabéticas. Sin embargo, como sabemos en medicina, los estudios basados en la población no bastan para sacar conclusiones contundentes.

Por lo tanto, dada la naturaleza pertinente y posiblemente controvertida del tema, un metaanálisis publicado en 2016 intentó responder a esta misma pregunta. Este metaanálisis no mostró ninguna asociación entre el consumo de café y un mayor riesgo de enfermedad renal en pacientes varones.

Nutrición en la enfermedad renal

Beber café es uno de los hábitos diarios más comunes, especialmente en el mundo desarrollado. Junto con la cafeína, el café tiene varios ingredientes que se ha sugerido que tienen efectos beneficiosos, incluidos efectos antioxidantes, antiinflamatorios, anticancerígenos, antitrombóticos y antifibróticos. En esta revisión sistemática y metanálisis, se investigó la relación entre la ingesta de café y los resultados relacionados con la enfermedad renal crónica (ERC).

La búsqueda bibliográfica se realizó a través de PubMed/Medline, Web of Science, Embase (Elsevier) y el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (Wiley) desde 1960 hasta febrero de 2020. La incidencia de la ERC, la progresión de la ERC y la mortalidad asociada a la ERC se han evaluado en relación con el consumo de café y la cantidad de consumo. Se utilizó la escala Newcastle-Ottawa para la evaluación de la calidad de los estudios incluidos.

Se incluyeron en el análisis 12 estudios (7 prospectivos, 5 transversales) con 505.841 sujetos. 7 estudios investigaron la relación entre el consumo de café y la ERC incidente y mostraron que el consumo de café se asociaba con una disminución significativa del riesgo de ERC incidente (RR 0,86; IC del 95%: 0,76 a 0,97; p = 0,01), con una disminución mayor en los individuos que tomaban ≥2 tazas/día en comparación con los que tomaban ≤1 taza/día. Hubo un riesgo significativamente menor de enfermedad renal terminal (ERT) incidente en los consumidores de café (HR 0,82; IC del 95%: 0,72 a 0,94; p = 0,005). El consumo de café también se asoció con un menor riesgo de albuminuria (OR 0,81; IC del 95%: 0,68 a 0,97; p = 0,02). En general, el riesgo de muerte relacionada con la ERC fue menor en los consumidores de café (HR 0,72; IC del 95%: 0,54 a 0,96; p = 0,02).

Receta para pacientes en diálisis

Los datos incluidos en un metaanálisis publicado en la revista Journal of Renal Nutrition muestran que beber café se asoció a un menor riesgo de enfermedad renal crónica incidente, enfermedad renal terminal, albuminuria y mortalidad relacionada. «El café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo y, en general, se considera seguro para los pacientes con ERC, aunque una serie de advertencias pueden limitar su consumo (contenido de potasio, fosfato de la leche o aditivos, cantidad de líquido, efecto presor agudo)», escribieron el Dr. Mehmet Kanbay y sus colegas. «Como ocurre con los artículos de consumo generalizado, los efectos mínimos pueden tener consecuencias significativas para la salud de toda la población».

Kanbay y sus colegas buscaron en PubMed, Web of Science, Embase y el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados estudios que abordaran el café y la ERC utilizando un diseño transversal, retrospectivo o prospectivo y se publicaran en una revista revisada por pares hasta febrero de 2020. Se agruparon las HR y OR de los estudios mediante el modelo de efectos aleatorios. El análisis final incluyó los resultados de siete estudios de cohortes y cinco transversales que evaluaron un total de 505.841 pacientes. Los datos mostraron que el consumo de café estaba relacionado con un menor riesgo de ERC (RR = 0,86; IC del 95%, 0,76-0,97), ERT (HR = 0,82; IC del 95%, 0,72-0,94) y albuminuria (OR = 0,81; IC del 95%, 0,54-0,96). El riesgo de mortalidad relacionada con la ERC fue menor en los bebedores de café (HR = 0,72; IC del 95%, 0,54-0,96). Los investigadores escribieron que las personas que bebían dos o más tazas de café al día tenían un riesgo menor en comparación con las personas que bebían una o menos tazas. «Se justifica la realización de futuros estudios prospectivos, multicéntricos y bien diseñados para evaluar formalmente el impacto del consumo de café en los resultados renales», escribieron los investigadores, señalando que una limitación de la metodología del metaanálisis fue la variación de calidad entre los estudios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad